De niña, Cristina pensó que debía refugiarse de algo desconocido. Así que jugó y jugó en soledad. Su mundo creció tanto dentro de sí misma que llegó un momento en que ya no podía hablar. De repente, un día cualquiera, empezó a llorar. Lloró y lloró hasta
CRISTINA
GUITIAN
personal
comercial